paddle_surf_crop1503907678606.jpg_580626187 (2)El surf y sus variantes han conseguido posicionarse entre los deportes acuáticos más demandados de la provincia

1. SURF

El surf es el deporte acuático por excelencia para aquellos amantes del mar que les gusta moverse entre las olas. La tabla es el único elemento esencial y necesario. A lo largo de los años ha evolucionado con una gran variedad de técnicas y modalidades.

2. KITESURF 

Una cometa, un arnés y una tabla son tres de los elementos fundamentales para esta modalidad. Navegar por el aire saltando las olas con el control de la barra de dirección y con la potencia de la cometa por la velocidad del viento.

3. WINDSURF

Se trata de una de las modalidades más complejas en su control y desarrollo, aunque supone una auténtica inyección de adrenalina. Consiste en desplazarse por el agua con una tabla similar a la de surf con la variante de la vela para potenciar y dirigir el movimiento, el cual es  totalmente libre en función de la dirección del viento.

4. PADDLE SURF

Es una de las modalidades más recientes. Añade el remo a la tabla básica de surf creando una nueva forma de navegar entre las olas. Se trata de una actividad muy sencilla y mucho más relajada que se basa en el equilibrio. Existen diferentes variantes dependiendo de la complejidad y el entorno donde se realiza.

 5. SUP YOGA Y SUP PILATES

Actualmente, son las últimas incorporaciones en la modalidad de paddle surf y combinan los ejercicios de relajación con la tabla buscando potenciar el equilibrio y flexibilidad.

Las olas de la Costa Daurada son un reclamo para los amantes del surf y de sus variantes.  La oferta de actividades ligadas a una tabla va desde el surf básico hasa el paddle surf y sus diferentes modalidades, kitesurf, windsurf y la más novedosa, paddle o sup yoga y pilates. La Estació Nàutica Costa Daurada aglutina buena parte de estas actividades. Ernest Badia es el encargado de la zona de Cambrils y Miami Platja de todo tipo deportes y explica la idoneidad de Cambrils para practicar windsurf. «Es una zona ideal durante la temporada de otoño-invierno (septiembre-mayo) por el viento de poniente, deja la mar plana con una situación perfecta para este deporte. Aparte también hay zonas dónde se forman olas para hacer surf», cuenta Badia, que también es monitor de paddle surf, una modalidad que no depende tanto del sitio. «Se puede realizar en cualquier lugar, pero creo que uno de los factores que hace más atractivo este deporte es el poder disfrutar del paisaje, es por eso que recomienda hacer esta modalidad en calas o zonas de vegetación comoTorredembarra, Altafulla o Miami Platja», comenta Badia.

No existe ninguna franja de edad para hacer esta actividad. «La semana pasada vino a probar el paddle surf dos parejas de 60 años, pero la media habitual de esta modalidad está entre los 14 y los 40 años», explica Badia. Así pues, el paddle surf abre un amplio abanico de posibilidades para todo el público.
El kitesurf y el windsurf comparten la edad de su público, desde los 15 a los 60 años durante el invierno mientras que en verano disminuye a un sector más joven, de 14 a 30 años. «El kitesurf es como ir en coche, no hay un nivel tan alto de exigencia y en unas horas se puede controlar perfectamente, es una modalidad mucho más relajada. En cambio, el windsurf requiere un mayor nivel de control y concentración, como si cambiáramos el coche por una moto. Desprende mucha más adrenalina pero es un poco más complejo», explica Badia.

El único requisito es saber nadar y que te guste el mar

Riumar, en Deltebre, es un lugar idóneo para realizar kitesurf. Vincent Kirch es el encargado de esta zona y de esta modalidad del surf. Según Kirch, Riumar es un lugar increíble que cumple todos los elementos necesarios para poder practicar este deporte y disfrutarlo en su totalidad. Su principal ventaja es el viento, que aspira hacia arriba y sirve como gasolina para las velas. Además empuja hacia la tierra y no resulta nada peligroso. Por otro lado, el factor térmico también es un punto a favor ya que tanto el agua como el aire crean una temperatura muy cálida y agradable. De 7 a 77 años es la franja de edad que propone Kirch, «es un deporte muy cómodo y de rápido aprendizaje. A las pocas horas se consigue una eficiente autonomía. Es por eso que lo practican gente de todas las edades», afirma Kirch.

El paddle yoga o pilates, conocidos popularmente como sup yoga o sup pilates, es la modalidad más reciente y que poco a poco va marcando tendencia. Su público se enmarca principalmente en chicas con una media de 30 años. Se trata de intentar relajarse haciendo ejercicios de equilibro encima de una tabla de surf. Rosa Rom domina perfectamente estas dos nuevas modalidades e imparte clases en Salou. «Se realiza en una zona que no cubra mucho e intentamos que sea a primera hora de la mañana buscando una cierta tranquilidad y que no haya mucha gente», comenta Rom. En esta variante se busca trabajar el equilibrio y la flexibilidad con una base de relajación, muy diferente a la adrenalina y derroche de energía que pueden presentar el surf o el windsurf. «El paddle surf no tiene límite de edad, es un deporte para todo el mundo. En cambio, con el sup yoga o pilates hay un público más adulto», explica Rom, que añade, «no hay ningún tipo de requisito para el paddle surf pero es importante que te guste el mar, mejora la experiencia».

Fuente: DiarideTarragona